Juego de El Ahorcado

¿Conoces el juego de «El Ahorcado»? ¡Cuando era pequeña me encantaba!

Hacía muchísimo tiempo que no lo jugaba, de hecho ni siquiera lo recordaba, hasta que me topé con una versión en madera de Melissa & Doug. Siempre está la opción de hacerlo sobre papel, como se ha hecho toda la vida (jejeje), pero me picó la curiosidad y lo compré para jugar con mis peques.

¿Cómo se juega?

Si no conoces este juego, o si, pero no recuerdas bien las reglas, te diré que consiste en que uno de los jugadores piense una palabra y el otro (o los otros si son más de dos jugadores) la adivine.

Empezamos poniendo líneas en el papel según el número de letras que tenga la palabra, es decir, si tiene cinco letras, habrá que poner cinco líneas. Y por otro lado, dibujamos una horca donde iremos dibujando las diferentes partes del cuerpo del que será El Ahorcado.

Una vez hecho esto, hay que ir diciendo letras. Si aciertas y la que dices está en la palabra elegida, el jugador la pondrá en la línea (o líneas) dibujada que corresponda. Si por el contrario no está, dibujará una parte del cuerpo de El ahorcado. El objetivo del juego es descubrir que palabra eligió el otro jugador antes de que dibuje todas las partes del cuerpo del muñeco y la soga. Si pasa esto, tu pierdes y él gana.

Juego de madera de Melissa & Doug

Pues bien, el juego de Melissa & Doug está pensado para niños a partir de seis años y para dos o más jugadores (aunque yo personalmente siempre he jugado con un solo contrincante). Incluye un tablero de madera con treinta y siete piezas de plástico duro, una pequeña pizarra blanca borrable y un rotulador con borrador. Las piezas están sujetas al tablero por unas gomas que permiten darle la vuelta tanto a las letras como a las partes del cuerpo del muñeco.

En este caso, las piezas con las partes del muñeco comenzarían giradas, del revés, y habría que darles la vuelta si fallamos, e ir descubriendo las diferentes partes del cuerpo. Por el contrario, las de las letras comienzan derechas, y se les va dando la vuelta, según vayamos diciendo y descartando.

Como la pizarra es borrable, podrás jugar una y otra vez sin necesidad de gastar mucho papel, eso es un punto a su favor, jeje. También lo veo ideal para los peques que comienzan a leer y formar palabras, aunque tiene una pequeña pega, y es que no viene incluida la letra Ñ.